lunes, 11 de enero de 2010

Lunes

Se agradece que Guardiola reconozca en la rueda de prensa de ayer que a la media hora se podía ir perdiendo por dos o tres goles tranquilamente. Más que nada porque con un 0-5 las portadas y noticias sobre el partido van por otros derroteros -y supongo que las tertulias de hoy también-. Si ayer en lugar del Tenerife y Alfaro están delante otros es probable que el 2010 siguiera con el casillero de victorias a cero. Nada preocupante, pero está bien ser conscientes de que el sistema de juego es arriesgado, requiere que todo y todos funcionen a la perfección, y precisamente por eso un día puede haber un accidente. Los coches deportivos no tienen maletero y se arrugan con facilidad en caso de colisión.

Ahora que el mercado de invierno apura sus últimas fechas, y viendo que los equipos grandes andan justos de liquidez, se impone el pensamiento de que fichar en invierno es un parche o producto de una mala planificación. Y ahí está Higuaín, máximo goleador de un equipo que cuenta con Raúl, Benzema y Cristiano Ronaldo (eso sin contar su participación en las dos últimas ligas ganadas por los blancos).

Dicen que el Sevilla tenía a Canales en la agenda y daban por seguro que la temporada siguiente vestiría de blanco. Llega al Pizjuán, marca dos golazos y ahora lo conocen todos. Doble mal negocio.

Y hablando del Sevilla, cada año hay equipos que aspiran a codearse con Barça y Madrid (o con el top 4 de Inglaterra o los tres de siempre en Italia) y que acaban cayendo. Casi siempre acaban cogiendo una mala racha sin motivo aparente (tres partidos consecutivos sin ganar en casa pero habiendo vencido a Barça y Real Madrid). Supongo que se mezclan varias cosas: pensar a largo plazo (pelear por un título) en lugar de ir partido a partido, los rivales van a por ti, algunos jugadores creen que por ocupar portadas o ganar a un grande ya está todo hecho, el entorno se crece y saca pecho...

Enorme mérito el del Valencia en una temporada que parecía propicia para el desastre más absoluto. Un Villa de morros porque no le dejaron ir, un Mata al que no dejaron hablar con otros clubes, una situación económica que puede saltar por los aires... De momento no ha sucedido nada de todo esto, incluso parece que no pasa nada por no retomar las obras del campo nuevo. Los resultados positivos son una gran alfombra.

5 comentarios:

Lama dijo...

Lo del Valencia pintaba mal hasta que llegó Llorente, que puso algo de orden en el cortijo. A Mata no es que no le dejaran hablar con otros clubs, es que fue a pedir más dinero (era el que menos cobraba del Valencia de largo por detrás de jugadores como Hugo Viana o Sunny) y le dijeron que cuando la cosa fuera mejor, ya hablarían y ya le han arreglado la ficha.

Villa sí, quería salir, pero no ha dado ni una mala cara al quedarse y la gente confiaba en que jugara como siempre.

Lo del Sevilla, también escribí en mi blog. Creo que empezó muy fuerte para una temporada tan larga y exigente. Les veo algo ahogados, como si cualquier problema en un partido les costara el doble de solucionar.



Saludos

Gonzalo dijo...

"Los coches deportivos no tienen maletero y se arrugan con facilidad en caso de colisión."

Chapeau.

Nae dijo...

Di que si, que por el valencia no dabamos nadie un duro, y por ahora aguanta :D

ShiroLopez dijo...

Ya puedes ir reservando un espacio para hablar largo y tendido del Real Madrid de Pellegrini, porque en pocas semanas el "futbol arte" se va a ver más en Concha Espina que en ningún otro sitio.

Orteguilla dijo...

Más razón que un santo respecto a lo de Canales y el Sevilla y respecto a lo del Valencia. Muy acertado el análisis de Lama.

El momento del Sevilla es comprensible y meritorio viendo las bajas que tienen y han tenido.

Por cierto, me gusta que vuelvan los vídeos al blog. Un saludo