miércoles, 24 de mayo de 2006

Jogo bonito vs catenaccio

Puede que nunca en un partido se hayan enfrentado tan claramente dos filosofías futbolísticas antagónicas. Brasil e Italia se jugaban seguir vivos en España 82. A Brasil le bastaba el empate y a Italia sólo la victoria. Los primeros tocaban y combinaban mientras los segundos esperaban un fallo. Rossi en estado de gracia marcó tres goles aprovechando diferentes errores de la zaga brasileña. Como dato, decir que Brasil siguió atacando con el 2-2 (genes obligan). Un duro golpe para la que muchos consideran la mejor selección brasileña -Sócrates, Falcao, Zico- que no ganó un Mundial y para una forma de entender el fútbol. Para rematar del todo el Mundial la final fue Italia-Alemania.