domingo, 7 de septiembre de 2008

Preguntas...

Después de leer este artículo de El País y a vueltas con la adquisición del Manchester City por parte de la familia real de Abu Dabi, ¿no va siendo hora de que la UEFA y las diferentes ligas tomen cartas en el asunto?

¿Sería muy difícil fijar un tope salarial para evitar las barbaridades hacia las que se encamina el fútbol?

¿Qué pasará con estos clubes cuando sus amos se cansen del capricho y de perder dinero? El Chelsea es ruinoso a pesar de sus títulos.

¿El concepto all-star es válido en el fútbol? ¿Un equipo con Robinho, Cristiano Ronaldo, Messi y demás en la delantera garantiza títulos? ¿Cuánto les puede durar la motivación? Lo más cercano a este modelo fue el Madrid galáctico o Brasil 2006.

¿Asistimos a una Gil-y-Gilización exponencial? ¿Qué pasará cuando el jeque que todo lo puede sufra uno de esos días en que se pierde 1-0 en el 93 por pura mala suerte?

¿Importa la tradición del club? ¿Puede el City ganar una Champions si el Chelsea en un lustro de petrorublos no lo ha conseguido?

No hace mucho la afición del Manchester United se manifestaba contra sus dueños americanos, la del Liverpool recela constantemente de los suyos, que nunca han tenido sintonía con el cuerpo técnico y que tienen una extraña forma de abrir y cerrar el grifo para fichar, en España sufrimos a Piterman un par de veces -sin contar los Loperas, Gil y Giles y demás-. ¿Es así como queremos el fútbol?

¿Y si el jeque decide que en Manchester llueve mucho y se lleva el club o los jugadores -todo es suyo- a un lugar más soleado?

¿Y si la situación de un magnate cambia de la noche al día y deja de fichar porque él está en crisis? ¿Los mismos fans que se relamían ante los fichajes de relumbrón seguirán a su lado?

Y lo más importante, ¿se es de un club porque gana o puede ganar o porque uno lo mama desde pequeño por motivos geográfico-culturales-y-familiares con un punto de irracionalidad?

El artículo de El País finaliza así:
"Si a los aficionados del Betis, el segundo club de la tercera ciudad española -como lo ha sido el Manchester City en Inglaterra-, les ofreciera un jeque árabe la opción de fichar a Cristiano y a Messi, de dejar al Sevilla, al Madrid y al Barcelona en la sombra y pretender seriamente a ganar la Copa de Europa, tal es la naturaleza humana -o, al menos, la naturaleza del aficionado de fútbol- que muy pocos dirían "muchas gracias, pero no".

Puede que mi visión no sea la misma por ser de un club como el Barcelona, en el que los socios votan (y cruzan los dedos) dejando la entidad en manos de una junta directiva cada cuatro años. Entiendo que en este caso al aficionado del Betis tanto le da Lopera como cualquier otro, igual que a los del City les debe dar igual entre el ex-ministro indonesio y un jeque.

El problema no es ese, el problema es decidir si este capitalismo futbolístico (que de momento se autorregula) es beneficioso y tiene algún futuro. A diferencia del mercado, donde se puede convivir y ganar dinero siendo el cuarto, el mundo del fútbol es más parecido a Los Inmortales, sólo gana uno.

Y un apunte más, esto no es USA, las audiencias siguen siendo nacionales, la organización de los eventos sigue siendo penosa (la Champions hace coincidir todos sus partidos en dos días entre semana y a la misma hora) y con la venta de camisetas (auténticas) nunca se recupera la inversión, no en vano todos los grandes tiene deuda.

Veremos que hace el City en Enero cuando se pueda volver a fichar.

9 comentarios:

nerbiox dijo...

¿Acaso no ganan el Barça y el Madrid la mayoría de los titulos en España, por ser los dos equipos que más dinero tienen?

Anónimo dijo...

pues a mi me gustan los presidentes tipo Lopera, Gil, dan mas espectaculo al futbol

edufh dijo...

es que solo tienen derecho a gastar dinero los de siempre.. los demas estamos para llenar

Anónimo dijo...

A mi me parece bien que equipos mas humildes tengan tambien la posibilidad de gastar mas dinero y reventar el mercado, no tienen porqué ser siempre los clubes históricamente ricos los únicos que tengan ese derecho.. Si se buscasen unas medidas para controlar esas inyecciones tan potentes de dinero se debería empezar por poner límite al gasto que llevan a cabo los grandes, no los clubes, que una vez en su historia tienen la suerte que ha tenido ahora el Manchester city.

PD. El traspaso más caro de la historia lo sigue teniendo el Madrid, y si llega a concretar lo de Cristiano..

ruud hesp dijo...

El problema no es que un club pequeño se haga grande, es que queda atado a los caprichos de su dueño. Imagina que el Barça o el Madrid son vendidos a algún multimillonario y decide que la Liga española no es suficientemente competitiva y se lo lleva a una ciudad de Inglaterra. ¿Cómo te sentaría como aficionado?

Por eso estoy de acuerdo en que hay que poner un límite a todo o acabarán sobreviviendo muy pocos equipos (los pagados por millonarios).
Un saludo

Anónimo dijo...

Pues si se lleva el club se vuelve a hacer otro y ya está, si el fútbol lo vemos nosotros, no los de Haití.

De todas formas sería bueno lo de la regularización para que todos los clubes tuviesen las mismas oportunidades de ganar un campeonato.

Ale dijo...

Gracias al nuevo dueño del City, los intermediarios futbolisticos del mundo entero tienen un empalme de narices del gusto que les dá el pensar la cantidad de porquerias de medio pelo que van a colarle al jeque arabe a cambio de obscenas millonadas y oprobicas comisiones. Uno de los primeros fichajes de Abramovich fué un tal Wright-Phillips por cerca de 30 millardos de euros. Ahora lo han empaquetado de vuelta al City. De la misma manera que el ruso se dió cuenta que para jugar al Football Manager no valia y puso el club en manos de Peter Kennyon (antiguo arquitecto del ManU), me imagino que alguien le dirá a ricachon del turbante que mejor deje el tema del futbol para la gente que sabe. Que haya alguien con las pelotas suficientes para decirle eso es otra historia.

romario de la petxina dijo...

A mí también me hace gracia que los ricos escriban sobre el tope salarial sólo cuando ven peligrar su política de fichajes. Y no lo digo sólo por Mighty, desde que llegó Abramovich, no he parado de escucharlo.

Porque yo creo que el mercado ya estaba roto con ciertos sueldos y ciertos traspasos de ciertos clubes europeos. Antes, durante y supongo que después que viniera Abramovich.

Lo del límite es ponerle puertas al campo. En un mundo de libre mercado, no puede haber un negocio que no sea libre. Ojalá cambiara/mos este mundo y se le pusiese puertas al campo, en este negocio y en otros, claro.

Por cierto, ¿ha nadie le ha chocado lo de Sevilla tercera ciudad de España?¿En qué?

Anónimo dijo...

Mnos mal q el barça es d los socios y nadie lo va a poder comprar. Me igual los fichajes q puedan hacer estos multimillonarios.
Ami gustaria un futbol en el q los fichajes q pudiera hacer cada equipo dependiera d sus titulos y del numero d aficionados q tengan.

x cierto, ntes d sevilla estan x lo menos madrid, barcelona y valencia.