miércoles, 29 de octubre de 2008

Ribéry se sale

Recuperarse y empezar a carburar el Bayern, no hay otra. Conduce, pasa, centra, baja a buscar el balón y ha heredado la jerarquía que en su día tuvieron los Scholl o Effenberg -sólo hay que ver la cabecera de la página oficial del equipo-. Y todo sin hacer ruido, 'únicamente' jugando a fútbol. Hoy ha dado el pase de gol y ha marcado el segundo; ninguna de las dos jugadas saldrá en 'lo mejor del año', pero es que es el único que genera juego; sin él el Bayern es mucho menos equipo. No me extraña que Klinsmann se deshaga en elogios -algo raro en el fútbol de máximo nivel-: "Trabaja como un condenado. Es increíblemente luchador y ambicioso. En cada partido y entrenamiento se entrega al máximo“; “Para nosotros es muy importante que Franck recupere su mejor nivel de juego. Necesitamos su creatividad y alegría de jugar”.
Reapareció en los segundos 45 minutos de la derrota frente al Hannover -después de la derrota 2-5 ante el Bremen-, el 27 de Septiembre, y desde entonces un empate y tres victorias en liga (con dos goles marcados), y en Champions un empate, Lyon, y una victoria, Fiorentina. El Bayern se mueve al ritmo de Ribéry.