martes, 4 de diciembre de 2007

Bentley

Uno de esos goles que no salen en ningún resumen de lo mejor de la jornada pero que podría encabezar el capítulo 'Cómo disparar a puerta' de cualquier manual. El chute perfecto no siempre entra por la escuadra, revienta la red o supera la barrera, también puede ser elegante y discreto.

1 comentarios:

conefecto.com dijo...

Muy cierto tu comentario. Hay goles que sin ser espectaculares demuestran una efectividad absoluta. Este gol es inatajable, a la base del poste, con potencia. Y si no que le pregunten a un arquero.

Saludos