jueves, 22 de junio de 2006

Marketing (en defensa de Brasil)

Primero la actualidad:
Los cruces europeos de octavos son a cara de perro, y el Italia-Chequia de hoy promete ser uno de los partidos del Mundial, aunque sólo sea por el drama que puede representar que uno de los dos se quede fuera.
De paso, Brasil, sin el bombo de los anteriores partidos también juega mañana. Muchos ven la ocasión de que aparezca el jogo bonito y puede que Parreira prefiera hacer pruebas o dar descanso.
Costa de Marfil y Serbia han jugado por lo que se suele jugar a esto, orgullo, y el partido ha sido entretenido. También ha sido el día de los penalties con la mano sin necesidad: dos de Serbia y uno de Méjico.

Y ahora a lo que iba, el marketing. Ya lo he oído varias veces: que si Brasil es sólo marketing, que mucho documental y luego nada, que menos anuncios y más fútbol, etc. Mezclar churras con merinas siempre es mal negocio, más cuando las acusaciones vienen de los que precisamente llevan meses y meses rellenando periódicos, portadas y suplementos hablando de Brasil, de sus anuncios, baños de multitudes, bongos en el vestuario y demás. Y ahora les da por atacar esa faceta que ellos mismos han inflado. No recuerdo un Mundial en el que hubiera un favorito tan claro, y eso es en parte por el equipo que presenta Brasil y en parte por la repercusión mediática.

Decir que Brasil es marketing me parece una solemne tontería. No están jugando bien e incluso puede que no ganen el Mundial. ¿Y qué pasa? Que yo sepa, ningún jugador de Brasil ha dicho "este mundial lo ganamos con la gorra". Eso lo hemos dicho todos, y los que no lo han dicho lo han pensado. Tampoco es que estén haciendo el ridículo; a la que un rival no se cuelgue del larguero puede que, de repente, todos se llenen la boca de alabanzas.

A fin de cuentas este equipo es el que ganó la Copa Confederaciones hace un año, por ejemplo. Con el mismo entrenador y, básicamente, los mismos jugadores. Los Ronaldinho, Adriano, Kaká, Ronaldo, Robinho, Juninho, Lucio, Cafú, Cicinho... Se puede criticar lo que pasa del minuto 1 al 90 sin mayor problema, sólo faltaría, pero buscar argumentos fuera del terreno de juego me parece absurdo.

Mi opinión es que Brasil va al tran-tran, y si encima el rival se cierra, pues se abre el cerrojo y ya vendrán los octavos de final. Y descubrir ahora que Brasil flojea en defensa, hombre, pues muchas gracias, pero ya se sabía.

pd: creo que ningún jugador ha estado sometido a la presión a la que se somete a Ronaldo, y creo que es también injusto cebarse -e incluso reírse- de un jugador que siempre, absolutamente siempre, ha cumplido con su trabajo, que no es otro que marcar goles. Si encima esa presión afecta su salud, no estaría de más pensar un poco antes de escribir u opinar públicamente según qué cosas.
Categorías:

4 comentarios:

Pablo J. Rivera dijo...

Ronaldo está posiblemente en la selección donde más presión tenga y en el Madrid, que le va a la par en cuanto a presión. Yo no creo que sea sólo marketing la selección de Brasil, aunque si creo que les puede pesar tanto favoritismo. Si no recuerdo mal en el 2002 nadie apostaba por ellos y al final se lo llevaron.
Salvando las distancias, este Brasil me recuerda al del 98, muy favorito pero más débil de lo que parece.

Frano dijo...

quizás están jugando bajo la política de "lento pero seguro", sin desgastarse mucho y guardándose para el final. Así me pareció que fue el partido Holanda - Argentina, que parecía un amistoso más que un partido del mundial.

Anónimo dijo...

Siempre los mismos tópicos. Brasil está defendiendo muy muy bien, mejor que atacando. Goles en contra cero, y ocasiones claras en los 2 partidos ? cero.

Es como Italia, gane como gane siempre la acusan de ganar a la italiana.La prensa es lamentable. Alemania y U.k han ganado 2 partidos en el ultimo minuto, pero "es que nunca se rinden". Si Italia lo hace es el resultado del "catenaccio" y de jugar perroneramente.

Indignante la de topicazos que hay.

Anónimo dijo...

"y ocasiones claras en los 2 partidos ? cero."

Discrepo totalmente. Croacia le hizo unas cuantas bien claras, fue cosa del azar (y de no tener un killer) que no les metieran un par.