lunes, 12 de junio de 2006

Rosicky

Ayer fue Robben y hoy Rosicky. Mientras el primero apareció e hizo de todo, Rosicky se ha limitado a tocar tres balones, resultado: dos goles y un larguero. Cuando la calidad sobra se puede aparecer poco. Los hinchas del Atlético deben estar encomendándose a San "Kun" Aguero para que a media temporada nadie piense en Rosicky.
Eternos Nedved, Poborsky, Galasek y Koller (este último gol a bocajarro y lesión). Los checos no serán unos virtuosos pero tienen muy claro a qué juegan y cómo hacerlo.


Categorías:

1 comentarios:

sufridordeportivista dijo...

Hola. Descubrí tu blog en la reseña de la semana pasada en El País y disfruto mucho leyéndolo.

Rosicky es una delicia desde hace tiempo. Por fin en Londres los focos se van a posar sobre él. Hoy hizo algo más que tocar tres balones. Barrió todo el frente de ataque, apareció por todos los lados ofreciéndose una y otra vez para sobrepasar el mediocampo USA, ordenado y difícil de sobrepasar. Finalmente, en tres fogonazos, el oficio de Nedved y el "Pequeño Mozart" desenredó la madeja de arena.

Los checos tienen oficio y un espíritu de equipo que da gloria verlo. Hasta Bruckner, su entrenador, transmite buen rollo perpetuo. Por si fuese poco, son el equipo europeo más goleador y vale la pena siempre dedicar un par de horas para ver un partido suyo. El encuentro que disputaron contra Holanda en la Euro2004 fue el encuentro internacional más espectacular y con el que más me he divertido en años. Ojalá Pavel, Karel y demás miembros de esta generación tengan la gran despedida que merecen haciendo un gran mundial. Si pasan como segundos y yo me llamase Parreira, no dormiría nada tranquilo la noche antes del cruce de octavos.